Comparte con:


Han buceado aquí:

ASPASIA DIVE

BANCO CHINCHORRO (Costa Maya, Caribe, Mëxico)

Puerto de salida: Mahahual

Estado / Provincia: Quintana Roo

País: México

Club o Centro de Buceo: Mahahual Dive Center

ASPASIA DIVE

Agencia de Viajes

ASPASIA DIVE

Datos de la inmersión

Fecha: 13/07/2006

Nivel: Advanced

Hay corrientes: No

Profundidad: 25 m

Dificultad: Medio

Autor de las fotos: Jorge Zamora

Mar / Océano

Salida desde barco

Temperatura Agua: 26º

Temperatura Exterior: 32º

Visibilidad: Alta (22 m)

Fondo: Arena

Especies Marinas

Tiburones
Corales
Delfines
Pulpos
Rayas
Túnidos
Tortugas
Meros
Esponjas, coral negro, caballitos de mar, crustáceos, tamborilero, peces ángel, peces cirujano

Galería

BANCO CHINCHORRO (Costa Maya, Caribe, Mëxico) - Quintana Roo Mahahual México
BANCO CHINCHORRO (Costa Maya, Caribe, Mëxico) - Quintana Roo Mahahual México
BANCO CHINCHORRO (Costa Maya, Caribe, Mëxico) - Quintana Roo Mahahual México
BANCO CHINCHORRO (Costa Maya, Caribe, Mëxico) - Quintana Roo Mahahual México
BANCO CHINCHORRO (Costa Maya, Caribe, Mëxico) - Quintana Roo Mahahual México
BANCO CHINCHORRO (Costa Maya, Caribe, Mëxico) - Quintana Roo Mahahual México
BANCO CHINCHORRO (Costa Maya, Caribe, Mëxico) - Quintana Roo Mahahual México
BANCO CHINCHORRO (Costa Maya, Caribe, Mëxico) - Quintana Roo Mahahual México
BANCO CHINCHORRO (Costa Maya, Caribe, Mëxico) - Quintana Roo Mahahual México
BANCO CHINCHORRO (Costa Maya, Caribe, Mëxico) - Quintana Roo Mahahual México
BANCO CHINCHORRO (Costa Maya, Caribe, Mëxico) - Quintana Roo Mahahual México
BANCO CHINCHORRO (Costa Maya, Caribe, Mëxico) - Quintana Roo Mahahual México
BANCO CHINCHORRO (Costa Maya, Caribe, Mëxico) - Quintana Roo Mahahual México
BANCO CHINCHORRO (Costa Maya, Caribe, Mëxico) - Quintana Roo Mahahual México
BANCO CHINCHORRO (Costa Maya, Caribe, Mëxico) - Quintana Roo Mahahual México
BANCO CHINCHORRO (Costa Maya, Caribe, Mëxico) - Quintana Roo Mahahual México
BANCO CHINCHORRO (Costa Maya, Caribe, Mëxico) - Quintana Roo Mahahual México

Comentarios

Aquí puedes consultar, comentar la inmersión o sugerir otras coordenadas de la Inmersión.

ASPASIA DIVE
ASPASIA DIVE

03/05/2017

La calidad de estos fondos marinos se ha merecido la calificación de Santuario Nacional Marino de México. Esta Reserva de la Biosfera esconde hasta 70 especies de corales distintos y unas 20 especies diferentes de esponjas. El coral negro es abundante y se encuentra a profundidades casi ridículas comparado con el resto del Caribe pues en Chinchorro basta sumergirse a 10 m. para encontrar las primeras ramas. Además, en este lugar se han registrado hasta 200 especies de peces tropicales, a menudo agrupados en densos cardúmenes. También es posible ver algunas especies de tiburones, como el gato o nodriza, el gris de arrecife y, si se tiene un poco de suerte, hasta martillos y toros. En cuanto a las especies, bucear en Chinchorro es como adentrarnos en una guía de identificación de peces del Caribe. Encontraremos de todos los tamaños: pequeñas criaturas como caballitos de mar, crustáceos y alevines de muchas especies, entre ellos, el tamborilero, especie en la que el alevín muestra un aspecto totalmente diferente al adulto. Las tortugas carey nadan ignorando a los buceadores mostrando una confianza inusual. Los peces ángel están presentes en todas sus variantes (grises, franceses, reina) y también los peces cirujano, que se presentan en grandes cardúmenes. Mencionar también la presencia de peces loro y las pastinacas americanas que abundan en las zonas arenosas de la plataforma planeando a media agua. La familia de los meros queda también muy bien representada con una gran variedad, destacando los meros tigre por el gran tamaño que alcanzan.

ASPASIA DIVE
ASPASIA DIVE

03/05/2017

Autor inmersión

EL SECRETO MEJOR GUARDADO DEL CARIBE

Conocido por los antiguos navegantes que cruzaban estas aguas caribeñas como el “Quita Sueños”, el Banco Chinchorro es la joya de los espacios naturales del Caribe y el lugar natural mejor preservado de México. Perdido en medio de las aguas oceánicas del Caribe mexicano destaca este desconocido complejo de arrecifes apenas visitado y sobre el que se han narrado historias y leyendas fabulosas a lo largo del tiempo. Lugar envuelto de misterio y con unos fondos privilegiados, nos brinda la posibilidad de sumergirnos en las aguas más vírgenes de México en la segunda cadena de arrecifes más grandes del planeta. Parque Arqueológico y Reserva de la Biosfera, está situado a unos 30 km. de distancia de Mahahual y es el mayor y más antiguo arrecife mexicano, ya que se formó hace millones de años, y también el más bello debido a la gran diversidad de vida marina que alberga. La distancia de navegación hace que sea un lugar muy poco concurrido y solo puedan acceder un mínimo de aventureros para sumergirse en sus aguas.

ASPASIA DIVE
ASPASIA DIVE

03/05/2017

Autor inmersión

Mahahual es la puerta de entrada al atolón coralino de Banco Chinchorro. Es la zona de buceo mejor conservada y menos conocida de todo México y, además, cementerio de buques, paraíso de submarinistas, refugio de animales amenazados, jardín subacuático y rica zona pesquera (hay una colonia de pescadores que vive en palafitos sobre el mar). Desde Mahahual hay entre una hora y media y dos horas de navegación hasta Chinchorro, dependiendo del estado del mar y de la zona del arrecife a la que queramos acceder.

Chinchorro, cuyo nombre proviene de un tipo de red que utilizan los pescadores mexicanos, es un arrecife en el que aún se puede sentir la sensación de estar descubriendo un lugar nuevo y que permanece tal y como lo conocieron los primeros aventureros. Posee una riqueza natural y cultural que no se puede expresar con palabras. Su belleza no solo radica bajo sus cristalinas aguas de azul turquesa sino también en sus cayos. El atolón, de forma elíptica, es el más grande de México y el segundo mayor del planeta. Tiene una distancia de 52 km. de norte a sur y en su parte más ancha, de este a oeste, 16 km., por lo que es comparable en superficie a la isla de Cozumel, ubicada más al norte.

De sus 800 km2, apenas un 1% se encuentra elevado sobre el nivel del mar. En el centro hay una laguna interior de apenas 5 m. de profundidad en la que se encuentran tres pequeños cayos o islas. Cayo Norte, de 1 km2, se ubica en el extremo del mismo nombre y alberga una base de militar y un faro que fue construido a finales del siglo XIX para orientar a los barcos y evitar el choque contra el coral; Cayo Lobos (0,2 km2), en el extremo opuesto del atolón y Cayo Centro, la isla más grande, con 5 km2, en la que se localiza una comunidad de pescadores que viven en palafitos y algunos otros en tierra firme. Es posible pasear por tierra (y acampar con los correspondientes permisos) así como admirar la belleza salvaje de sus bosques vírgenes que dan cobijo a inmensas iguanas de metro y medio y cocodrilos americanos (Crcodylus acutus) de tamaño respetable.

La calidad de los fondos de Chinchorro le ha merecido la calificación de Santuario Marino Nacional del Gobierno mexicano. Alrededor del arrecife se pueden distinguir dos zonas bien diferenciadas. El este, azotado por fuertes vientos, y el oeste, que se encuentra protegido de los alisios y mucho más accesible para bucear.

Chinchorro tiene fama por su coral negro, sus tiburones, sus tortugas, sus cocodrilos, sus langostas y sus caracoles rosados pero, además, posee una riqueza histórica fabulosa en forma de yacimientos arqueológicos submarinos. En total, el INAH (Instituto Nacional de Arqueología e Historia) tiene catalogados en este arrecife 69 pecios, desde galeones de los siglos XVII y XVIII hasta modernos cargueros contemporáneos, que, viajando desde Cartagena (Colombia), pretendían llegar a España pasando por La Habana. La ruta les obligaba a pasar muy cerca de Chinchorro y los fuertes vientos y las corrientes de la zona hacían el resto. Los más famosos se hallan a muy poca profundidad (entre los 6 y los 10 m.), encallados en arrecifes llenos de vida multicolor, con aguas limpias y luminosas, y accesibles, incluso, para los no buceadores en snorkel. Entre los pecios más modernos se encuentra el Genview, barco de carga británico hundido en 1960 cerca de Cayo Centro, y en un lugar cercano al navío Ginger Scout, que le precedió en su fatalidad solo cuatro años antes. Aunque la mayoría de los pecios se encuentra en el este y son de difícil acceso, sí hay una inmersión en la zona de sotavento en la que podemos sumergirnos en la historia de uno de estos naufragios: el pecio “Cuarenta cañones”. El fondo de esta zona sur de Cayo Norte se encuentra cubierto por el latón de los cañones, algunos de más de tres m. de longitud. Se hundieron en el siglo XVII y los expertos dicen que podrían ser holandeses o, posiblemente incluso, pertenecientes a un barco pirata. También se encuentra una enorme ancla de doble pala. Como el fondo es de solamente unos cuatro m. de profundidad, el pecio es fácilmente accesible con el equipo de snorkel. También hay bastante coral alrededor y unos cuantos peces ángel que han hecho de los cañones su casa. A pesar de la fama que pueda tener Chinchorro entre los más aficionados a los pecios no hay que pensar en este cayo como un destino de buceo de barcos hundidos. Los pecios de mayor interés arqueológico pueden pasar totalmente desapercibidos y los escasos restos de lo que en su día fue un galeón pueden encontrarse totalmente engullidos por el arrecife.


Lo que hace diferente a Chinchorro de cualquier otro arrecife caribeño es su remota localización. Lejos de cualquier centro turístico, apenas ha sido visitado por pocos buceadores por lo que sus fondos se han mantenido intactos con el paso del tiempo. Durante el trayecto en barca desde Mahahual al atolón, es frecuente ir acompañado por delfines y, ya cerca del arrecife, hasta se han visto manatíes, esos bellos sirénidos gigantes.

Los arrecifes descienden con cierta pendiente hasta los 40 m., profundidad en la que caen verticalmente alcanzando los 1.000 m. en algunos lugares. Al contrario de lo que ocurre en otros lugares de buceo de México, las corrientes en la cara oeste de Chinchorro son generalmente muy suaves o casi inexistentes, proporcionando un buceo muy relajante, tranquilo y libre de preocupaciones. La visibilidad media ronda los 25 - 30 m. y suele ser mejor en los meses de verano. Basta unos minutos de inmersión para darse cuenta de que por ahí no han pasado muchos buceadores. Las coloridas esponjas tan características del Caribe han alcanzado un tamaño enorme y no muestran daño ni erosión alguna. Lo mismo ocurre con los corales duros y las grandes esferas de coral de cerebro parecen casi artificiales por su perfección e impecable estado.


Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo. Acepto | Más información