Comparte con:


Han buceado aquí:

ASPASIA DIVE

PRÉCONTINENT II, ARRECIFE DE SHA’AB RUMI (MAR ROJO, SUDÁN)

Puerto de salida: port sudan

Estado / Provincia: port sudan

País: Sudán

Club o Centro de Buceo: M/Y Sherezade

ASPASIA DIVE

Agencia de Viajes

ASPASIA DIVE

Datos de la inmersión

Fecha: 05/03/2003

Nivel: Open Water

Hay corrientes: No

Profundidad: 15 m

Dificultad: Bajo

Autor de las fotos: Jacob Sonne

Mar / Océano

Salida desde barco

Temperatura Agua: 29º

Temperatura Exterior: 33º

Visibilidad: Alta (26 m)

Fondo: Arena

Especies Marinas

Tiburones
Corales
Túnidos
Meros

Galería

PRÉCONTINENT II, ARRECIFE DE SHA’AB RUMI (MAR ROJO, SUDÁN) -  port sudan Sudán
PRÉCONTINENT II, ARRECIFE DE SHA’AB RUMI (MAR ROJO, SUDÁN) -  port sudan Sudán
PRÉCONTINENT II, ARRECIFE DE SHA’AB RUMI (MAR ROJO, SUDÁN) -  port sudan Sudán
PRÉCONTINENT II, ARRECIFE DE SHA’AB RUMI (MAR ROJO, SUDÁN) -  port sudan Sudán
PRÉCONTINENT II, ARRECIFE DE SHA’AB RUMI (MAR ROJO, SUDÁN) -  port sudan Sudán
PRÉCONTINENT II, ARRECIFE DE SHA’AB RUMI (MAR ROJO, SUDÁN) -  port sudan Sudán

Comentarios

Aquí puedes consultar, comentar la inmersión o sugerir otras coordenadas de la Inmersión.

ASPASIA DIVE
ASPASIA DIVE

19/05/2017

A 26 millas de Port Sudan y a 12 de Sanganeb nos encontramos con uno de los más famosos y espectaculares arrecifes de coral del planeta, una maravilla del mundo marino que siempre ha cautivado y sorprendido y en el que encontraremos inmersiones legendarias: Sha’ab Rumi, cuyo nombre significa, literalmente, “el arrecife romano” y, por extensión, “el arrecife cristiano”.

Sha’ab Rumi constituye una gran laguna protegida accesible a través de un estrecho paso. Su interior es un perfecto refugio para las embarcaciones ya que se encuentran protegidas de los vientos.

La zona norte de Sha’ab Rumi fue la elegida por el comandante Jacques-Yves Cousteau para su experimento conocido con el nombre de Précontinent II. Este proyecto tuvo su antecesor en el Précontinent I o Diogène (llamado así por su estructura en forma de tonel), la primera “habitación” submarina que, en septiembre de 1962 fue sumergida a 10 m. en la isla de Frioul, frente a Marsella, y en la que dos miembros del equipo ( Albert Falco y Claude Wesly) permanecieron durante siete días llegando a trabajar hasta una profundidad de 25 m. En una época en la que las dos grandes potencias, la URSS y Estados Unidos participaban en la carrera por conquistar el espacio, Cousteau estaba convencido de que el futuro del hombre se jugaba debajo del mar.

El éxito del primer proyecto llevó a Cousteau a llevar a cabo el Précontinent II (Continental Shelf Station Two o Conshelf Two) mucho más ambicioso que el primero. Instalado en Sha’ab Rumi en Junio de 1963, constaba de tres habitáculos que fueron construidos en Francia y llevados a Sudán por los barcos Calypso y Rosaldo:
- La “Estrella de Mar” o “Estrella de cuatro brazos”, nombre dado por la forma que tenía. Se trataba del lugar de residencia para que cinco hombres (Raymond Vaissière, Pierre Guilbert, Albert Falco, Pierre Vannoni y Claude Wesly) permanecieran aquí durante un mes a 10 m. de profundidad. La estructura tenía una sala de estar central donde estaba el puesto de control y, en los cuatro brazos, los dormitorios, laboratorios y dependencias.
- El “Erizo”, una estructura en forma de cúpula situada a la misma profundidad que la anterior, y que servía de aparcamiento submarino o garaje para la pequeña nave que se utilizaba para los desplazamientos y podía alcanzar los 300 m. de profundidad.
- La “Estación Profunda”, a 25 m. / 30 m. de profundidad, para que dos hombres (Raymond Kientzy y Andre Portelatine) permanecieran en ella durante una semana respirando una mezcla de oxígeno y helio.
Además, se hundieron otra serie de estructuras para equipos y hasta 50 jaulas de tiburones.

El 15 de Junio los buceadores se sumergieron en su habitáculo y volvieron a la superficie el 23 de Julio. Las estructuras estaban unidas entre ellas y conectadas a la superficie por teléfono y televisión y supervisadas por un gran equipo de apoyo que, además, se realizaban exámenes médicos continuos. El barco Rosaldo proporcionaba la energía necesaria para el funcionamiento de los equipos eléctricos así como el aire comprimido que debía mantener a dos atmósferas la presión interna. Los hombres que participaron en este proyecto realizaron una serie de experimentos destinados a determinar la viabilidad de trabajar en el fondo marino.

Todos los proyectos Précontinent fueron financiados en gran parte por la industria petroquímica francesa, que, junto con Cousteau, esperaba que estas colonias pudieran servir de estaciones base para la futura explotación y trabajos en el mar. Pero estos experimentos no encontraron un futuro productivo, y Cousteau, después de culminar el proyecto Précontinent III pocos años más tarde, retiró su apoyo para esta idea y decidió centrar sus esfuerzos en la conservación marina. También, gracias a otros avances como una comprensión más avanzada de la fisiología del buceo y mezclas más complejas de gases respiratorios, entendió que estas tareas podían ser realizadas de manera más eficiente por robots submarinos o buzos que operaban desde la superficie. Précontinent quedó tan solo en una utopía.

De la experiencia de esta memorable hazaña se realizó en 1964 la película documental Le Monde sans soleil, ganadora de un Óscar. Aunque la filmación es una herramienta de comunicación para mayor gloria de Cousteau, sigue siendo un valioso testimonio de la tecnología de esa época.

Hoy en día podemos sumergirnos en el mismo lugar donde se encontraba la estación Précontinent II, a pesar de que solo podemos ver los restos del “Erizo”, salpicado de ojos de buey y colonizado por corales, ya que el resto de estructuras (la “Estrella de Mar” y la “Estación Sumergible”) fueron desmanteladas. También podemos observar alguna de las jaulas para tiburones situadas entre 30 y 50 m. Pero bucear en este entorno es ya por sí mismo una fascinante experiencia que nos retrotrae a una época donde, hace ya 54 años, unos pioneros del buceo soñaron que vivir debajo del mar era posible.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo. Acepto | Más información